Seamos "alguien"

Hace años leía un artículo del sacerdote Joan Bestard Comas, que clarificaba tan bien este asunto del "tener" frente al "ser", que lo conservo y reproduzco literalmente, ya que no precisa interpretación alguna, ni que se modifique su contenido.


Un día oí decir a alguien: “Uno tenía tantas cosas que no le quedaba lugar ni tiempo para ser alguien”. La frase me impactó porque de ella se deriva esta negativa consecuencia: el “tener” puede ahogar el “ser”.
Existe un cierto nivel de “tener” que ayuda a “ser”. Un nivel de vida digno es gratificante y favorece la realización del ser humano. Pero el desmesurado “tener” puede ir en detrimento del “ser”. Si acaparamos incesantemente cosas y éstas empiezan a dominar nuestro corazón no nos queda ni lugar ni tiempo para ser alguien. Y el “ser” es mucho mas importante que el “tener”. El “tener” puede brindar placer momentáneo, pero sólo el “ser”: felicidad duradera y plenitud. La verdadera felicidad humana la encuentra aquella persona que trabaja constantemente para “ser” más con los otros ( solidaridad) y para los otros (fraternidad). La solidaridad y la fraternidad, efectivamente, son los dos campos donde más y mejor puede desarrollarse la persona humana.
Si quieres ser “alguien” no te enredes en el acaparamientom de cosas materiales, sino procura cultivar tu “ser” y, sobre todo, procura que este tu”ser” sea cada vez más solidario y fraterno.